Nos llevamos el taller a un parque, o bien al campo, siempre que el tiempo lo permita y comprobamos los beneficios que supone crear al aire libre. Es un gozo saludable que se extiende tanto para  adultos como para niños.   Para los niños y niñas, sobre todo, el espacio abierto va a ofrecerles nuevas posibilidades. Descubren e interactúan de otro modo con los materiales, incorporando los que la naturaleza les ofrece, y por lo tanto, desarrollan y potencian la capacidad creativa desde otra nueva perspectiva.

Pintar al aire libre, se ha convertido en  una actividad  muy popular y demandada hoy día, que allá por el SXIX jugaría un papel fundamental en la renovación posterior del arte.

[Total:2    Promedio:5/5]

Pin It on Pinterest

Share This