Lo inmutable existe sólo en nuestro pensamiento. Es tan solo un puro deseo de
permanencia, fuera de él todo se convierte en una poderosa energía transformadora,
un torbellino que Destruye y crea, Crea y destruye. El arte imita su flujo, construye,
deconstruye, o sencillamente crea nuevas formas.

Remolinos, torbellinos, galaxias, caracolas_ espirales_ sueños circulares.

Hubo un tiempo en el que tendía a dibujar y pintar espirales, en ocasiones de forma
automática, otras intencionadamente. Podía convertirlas en flores, mujeres, árboles,
seres orgánicos, que fluctuaban como lo que son, pura vida y movimiento. Todo se
mueve. Hasta mis flores se mueven. El movimiento es algo que siempre me ha
interesado.

Movimiento, energía, origen de la forma.

En el movimiento universal todo fluye y cambia, toda nuestra ciencia y nuestra lógica
no nos sirve para detenerlo. Me alegra tanto.

Me siguen sorprendiendo las infinitas posibilidades de desarrollo que posee una
forma, en apariencia tan elemental. No puedo recordar cuando comencé a pintarlas.
Ellas estaban ahí, posiblemente habían estado siempre habitando en mí.

La espiral como un símbolo enigmático y obsesivo.

Fuerza centrípeta, que nos arrastra hacia una especie de contemplación interior, y, por
otro, una fuerza centrífuga que se abre de modo expansivo hacia un infinito cada vez
más expansivo.

Espacio en constante movimiento.

Tiempo circular.

Cantan las caracolas. La araña teje.

 

Virginia Garrosa

[Total: 2   Promedio: 5/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest